}); Que NUNCA debes decir a/de tu jefe - COSASDELMUNDO.NET.
BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Home » COSAS DEL MUNDO » Que NUNCA debes decir a/de tu jefe

Que NUNCA debes decir a/de tu jefe

El pez muere por la boca y lamentablemente el hombre tambien. Descubre que nunca decir ni siquiera a tus amigos y menos del trabajo sobre tu jefe.

Muchas veces no conservamos nuestros trabajos o el ambiente laboral no es más agradable, porque no es suficiente con tener un título de grado, post grado o maestría ni grandes habilidades técnicas, sin control sobre nuestras emociones, sin inteligencia emocional el resto de tus inteligencias serán capitalizables.

Frases que nos ponen en apuro:

“¡Estoy harto! Mi jefe es un abusador, un desconsiderado, un ……”  Cuando alguien se expresa de esta manera, suele haber adoptado la postura de víctima de su superior. ¿Qué tanto esta persona es lo que piensas? ¿Es tu orgullo herido? Si estuvieras en su lugar, quizás harías lo mismo o quizás peor, ¿no? A veces ponernos en el zapato del otro, puede permitirnos ver a la gente como seres humanos imperfectos y darnos cuenta que sus acciones no son concebidas para causarnos un perjuicio de primera intención.

 

Son la personalidad que han desarrollado mucho antes de conocerte a ti. No se trata de ti, se trata de él/ella. Nadie puede abrir tu cráneo y hacerte sentir de una manera u otra. Solo te sientes de una manera si con tus pensamientos y con el significado que le das a lo que te pasa permites que sea así. Hemos dado permiso a muchas personas en nuestra vida de que nos hieran, y ese permiso, así como lo hemos concedido lo podemos retirar.

Esto no es personal, la gente es como es y no tienen que tener nuestra autorización para ser como son. Simplemente tenemos que adaptarnos a ellas o irnos. Pero la postura de victima solo te perjudica a ti.

“Mi jefe es un imbécil”. Si lo pensaste, es probable que ya lo dijeras en voz alta. Piensa que al decirlo y frente a quien lo dices, podría decir más de ti que de tu jefe. Si es tu jefe, es porque alguien piensa que está preparado para esa posición. Si no lo está, sus acciones hablaran por él. Es una señal de prepotencia y poca humildad pensar que somos mejores que otros. El que las cosas no sean como deseamos, el haber perdido en una discusión, nos vuelve orgullosos. Delante de quien digas esto, piensa en las consecuencias de que este lo repita y muérdete la lengua la próxima vez.

 “Cuanto J…”. Al igual que en el caso anterior, muchas veces que no nos guste algo, no quiere decir que el otro lo hace para molestarnos. ¿Al igual si te pones en su zapato, no molestarías tanto o más que él? Se justo. Cuando eres justo, recibes justicia.

“Y con que tiempo voy a hacer todo eso…”. Con esta expresión estas gritándole tu incapacidad. Es una exclamación que escucho mucho en mis sesiones de coaching. Siempre frente a cada circunstancia tenemos más de una opción. Elegir ser la victima de tu jefe es tu peor. A veces cuando nos piden cosas, no nos están leyendo la mente o midieron el tiempo exacto que cada actividad nos tomara. Simplemente estas allí, para ayudarle a hacer su carga más ligera. Es tu trabajo, es tu capacidad quienes determinan que tan rápido puedes hacer esto, y eso está bien. ¿Si te pusieras en su lugar, y este tuviese que esperar a que termines cada asignación para aligerar su propia carga, quien estaría siendo el empleado de quién? Nuevamente: ponerse en el zapato de otro, no solo te ayuda a aligerar tu propio nivel de estrés, sino que también te permite dejar de verte a ti mismo como un empleado y pensar como un jefe, si algún día piensas serlo.

 “Voy a recursos humanos”. Si existe una amenaza más destructiva para tu relación con tu jefe, es esta. Primero porque ya muestra un nivel de intolerancia con consecuencias posteriores y porque la razón debe ser muy buena para que recursos humanos te reciba con los brazos abiertos. Piensa que recursos humanos, es un jefe también (no piensa como tu) y que a esta persona no le gustaría que un empleado suyo fuese a quejarse con su jefe sin haber hablado primero con él/ella. Nuestros actos tienen consecuencias y si das este paso es muy probable que ya trabajar juntos sea inmanejable. Piénsalo dos veces, por favor.

“¿Y Cómo se supone que haga eso?”.  Si tu jefe te ha pedido algo, es porque ha asumido que tienes las capacidades y las competencias. Una exclamación así, te pone en una situación difícil a ti, no a él. Lo más conveniente es aun no sientes que puedes hacerlo, darte un tiempo para evaluarlo. A veces internet tiene las respuestas y pueden ser más sencillas de lo que pensabas. Si luego de un tiempo prudente, no has dado con la tarea y ya consultaste a todo el experto a tu alrededor, entonces pregunta, al menos demostraste que hiciste tu mejor esfuerzo.

“No puedo”. A veces sentimos que nos piden demasiado, más de lo que laboralmente nos corresponde. Dar tu 101% no te resta, siempre te suma. Cuando sientes que ya llevas muchos porcientos extra y que realmente están abusando de ti, es mejor decir “me encantaría ayudarle y es que en esta oportunidad se me hace……” que decir no de plano o utilizar la palabra “pero”. Es una salida polite y evita que el cerebro del otro lo interprete de forma errada. Recuerda que la manera en que rechaces ayudar habrá de convertirse en una respuesta empática o agresiva y retadora, según las palabras y tonos que elijas.

 “Tómate este trabajo y…”. Sabemos cómo puede terminar esta oración. Quizás tu jefe sea la peor persona del mundo. Tal vez es abusivo y saca sus traumas infantiles con sus empleados, quienes cree son sus esclavos. No importa. Cuando estés listo para renunciar, hazlo de manera profesional. No quemes puentes; siempre se te regresará.

Si quieres descubrir cómo manejarte de formas más inteligentes y estratégicas en tu ambiente laboral, en mi libro “Las 9 personalidades en el trabajo” disponible en AMAZON.COM puedes aprender y lograr el éxito profesional que mereces.

fuente:

loading...
>

Check Also

Fotos de tatuajes para mujer que te fascinarán

Te mostramos cuales son las fotos de tatuajes para mujer más elegidos esta temporada, para que puedas ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.